Habilidades blandas: Liderazgo empático


Según Collins Habilidades Blandas son: “las cualidades, deseables para ciertos trabajos e independientes

del conocimiento adquirido; como el sentido común, el manejo de personas y una flexible actitud positiva”


Desarrollar las habilidades blandas de las personas es el camino más seguro para tener organizaciones productivas y empáticas.

Organizaciones que se demuestren tan orientadas a conseguir lo que consideren grandes resultados tanto como a profundizar el bienestar de los seres humanos en su entorno laboral.

Ser un líder empático, facilitador que utiliza herramientas propias del Coaching Corporativo, es una alternativa de estímulo integral y objetivo prioritario a profundizar en nuestras habilidades blandas.

Ser más resilientes es una función directa de nuestras relaciones funcionales (casa-trabajo) y nuestra estabilidad emocional. Por ello los líderes empáticos comprenden esta necesidad humana del equilibrio y buscan estimular una vida llena de vivencias significativas.

Crecer como líder empático es un producto que se puede entrenar con la adhesión de habilidades blandas tales como escucha activa, influencia, facilitación de reuniones para la innovación, métodos ágiles de trabajo, gestión por proyectos y capacidades de negociación. Somos efectivos si tenemos compromisos de equipo evidenciados en la práctica del día a día.

Personas comprendidas y apoyadas unen fuerzas

Apoyar a los seres humanos de nuestros equipos de trabajo implica desarrollar la capacidad de entender la realidad desde más de un punto de vista, superar tendencias de pensamiento generacional, sentir las variaciones emocionales que provoca el aislamiento social, la constante preocupación por el futuro, la ansiedad por tener más, por competir y ganar; en fin, por todas aquellas conocidas “fórmulas sociales” que resultaron del predominio de la “filosofía de la prosperidad” que deja a las personas siempre en carencia emocional y desequilibrio psicológico. Esas consecuencias ciertamente se han profundizado en este período de crisis económica, amenazas severas a la salud y sobre todo en el que se cuestionan todos los principios y valores que daban soporte a los seres humanos desde que la sociedad existe.

Hoy menos que nunca funciona la micro-gerencia, el control de las personas que teletrabajan no es posible, el querer imponer puntos de vista a jóvenes formados, distraídos, libres, sobre informados y enérgicos con personalidades fuertes, torna inviable cualquier gerenciamiento clásico. Es indispensable un liderazgo basado en valores fuertes, empatía, flexibilidad ante la innovación y que busca acuerdos permanentemente renovados para mantener el trabajo “en red”

Liderazgo empático: ¿para qué?

Con las reflexiones previas les queremos invitar a incentivar el desarrollo del liderazgo empático como un estímulo positivo para el incremento de nuestras habilidades blandas. Ya que se convierte en un medio para lograr equipos de trabajo resilientes, productivos y felices.

Especialmente ahora que la incertidumbre nos deja ver con mayor claridad que la inteligencia emocional, las habilidades de negociación, las técnicas de facilitación de grupos y sobre todo la comunicación asertiva; deben ser estimuladas mediante el Coaching Corporativo para sostenernos como seres humanos productivos y adaptarnos a la nueva realidad en donde la gestión por proyectos va ganando terreno sobremanera.

Hay que enfatizar que el teletrabajo se va consolidando como la forma preferida para trabajar en varias de las generaciones de trabajadores hoy vigentes y es vista como un medio para ganar calidad de vida que les deja más tiempo para sí mismos. Un hecho curioso, en nuestra experiencia, las mujeres con hijos jóvenes o adolescentes son las que más anhelan retornar a sus puestos de trabajo de forma presencial o se sienten “bien en un empleo formal y con puesto de trabajo físico”; los más jóvenes son atraídos más por el prestigio de la firma o el fin sustentable de la organización que por las prestaciones laborales. Saben que pueden ser ricos en experiencias y que las cosas cambian muy rápido para pensar en jubilarse haciendo algo que no les gusta. Entonces solo los líderes empáticos serán capaces de armonizar diferencias generacionales, de género, de entornos culturales, de formas de ver la vida y para impulsar la unidad de las capacidades en función de los objetivos de grupo, sabiendo que para cada uno el nivel de importancia del trabajo es absolutamente variable.

Recuerden que una maravillosa y extraordinaria organización es una consecuencia de seres humanos maravillosos y extraordinarios trabajando sinérgicamente por la visión que comparten no por la generación en la que nacieron o por las habilidades que poseen en forma individual sino por la sinergia que logran para alcanzar resultados compartidos.

Si te interesa ampliar la información o participar en un Programa de Desarrollo del Liderazgo Empático te invito a visitarnos en www.grupomerizalde.com/godsulting o escribe tu pregunta o comentario a vinimerizalde@yahoo.com.mx o al WhatsApp: 0987040404 nos dará mucho gusto profundizar la conversación.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo